Trump hace que la caida del mercado sea aun peor – Tecnicas de Trading

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Trump hace que la caída del mercado sea aún peor

Las acciones cayeron en todo el mundo, el petróleo se desplomó aún más y muchas compañías están reduciendo sus líneas de crédito después de que la Organización Mundial de la Salud declarara al coronavirus como una pandemia global.

El miércoles marcó el final del mercado alcista más largo de la historia para las acciones blue chip de Estados Unidos, con el Dow Jones Industrial Average que finalizó la sesión un 20,3% por debajo de su máximo histórico de febrero. Es probable que el S&P 500 y el Nasdaq Composite también cierren hoy en territorio fuertemente bajista, debido a que los contratos de futuros indican una disminución de más del 3% en la apertura.

Los mercados están en modo de crisis completa, los datos económicos pasados tienen cero influencia en la decisión de los inversores, las nuevas políticas de emergencia de los bancos centrales no están siendo efectivas y las acciones de los políticos solo están agregando más confusión. Lo único que los inversores están monitoreando es qué tan rápido se está propagando el coronavirus, cuántas vidas está tomando y la cantidad de países y ciudades en completo bloqueo. Literalmente parece que estamos viviendo en una película de ciencia ficción.

Caída del Dow Jones por Coronavirus

Declaraciones del presidente Trump han agravado la situación

El discurso del presidente Trump a la nación durante la noche anterior fue decepcionante. Muestra que Estados Unidos, como muchos otros países, no puede aplicar las acciones correctas en respuesta a la propagación del virus. El presidente y su equipo simplemente no pudo idear fuertes medidas de estímulo para aliviar los temores de las empresas y los consumidores. Un recorte de impuestos sobre la nóminas muy necesario no aparece en los planes a corto plazo, y las medidas para aislar a Estados Unidos de Europa solo empeoran la situación.

Parece imposible escapar de una recesión mundial y es inevitable una disminución masiva de las ganancias corporativas. Lo que es aún más preocupante son los riesgos que conlleva dicha recesión. Las empresas de todo el mundo están sobre apalancadas después de más de una década de bajas tasas de interés, y las empresas con balances débiles son extremadamente vulnerables a tales choques económicos. Si la actual crisis de salud se convierte en una crisis crediticia, podríamos ver una venta masiva en los mercados de valores ya que muchas empresas no podrán sobrevivir durante varios meses.

Los inversores que se mantienen al margen esperando la oportunidad correcta de comprar acciones baratas deberán vigilar las tasas de incumplimiento corporativas. Si la crisis persiste durante otros dos o tres meses, muchas empresas irán a la bancarrota, especialmente aquellas en el sector energético de Estados Unidos que también tienen que lidiar con una guerra de precios del petróleo . Las bancarrotas en este sector son difíciles de contener, ya que otras empresas por debajo del grado de inversión se verán afectadas, de tal forma que podría haber una mayor probabilidad de que todo el mercado crediticio se congele en una etapa posterior.

Los inversores profesionales saben que con cada caída hay un aumento. Sin embargo, en esta etapa es extremadamente difícil saber el momento o la forma de la recuperación. Durante las últimas dos o tres semanas, la mayoría de los economistas predijeron una recuperación en forma de V en la economía global. Esta suposición puede ser cierta si la propagación del coronavirus es contenida dentro del próximo mes o dos. Pero si la crisis de salud tarda más en resolverse, podríamos terminar con una crisis financiera peor que 2008. El problema principal es que los bancos centrales se están quedando con pocas herramientas, por lo que la recuperación será más en forma de L y será mucho más prolongada.

Dow Jones ingresa a territorio de mercado bajista mientras la OMS declara una pandemia

Todo lo bueno debe llegar a su fin y esto siguió siendo cierto para el Dow Jones Industrial Average después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara el brote de coronavirus como una pandemia.

El Dow Jones cayó un asombroso 5,9%, llevando el índice a niveles aproximadamente un 20% por debajo de su máximo reciente, un umbral que indica el inicio de un «mercado bajista». No se tomaron prisioneros ya que el S&P 500 y el Nasdaq cayeron más del 5.6% en medio de los crecientes temores que rodean el brote de coronavirus.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Los bancos centrales de todo el mundo están aplicando medidas de flexibilización monetaria para proteger a sus respectivas economías del brote de virus, pero esto claramente ofrece un apoyo mínimo a los mercados bursátiles. El BOE aplicó su primer recorte de tasas de interés de emergencia desde la crisis financiera el miércoles, mientras que la Reserva Federal y otros bancos centrales aplicaron las acciones de flexibilización monetaria a principios de mes. Estos recortes de tasas son claramente simbólicos, ya que es poco probable que las tasas de interés más bajas alienten a las empresas a invertir o a los hogares a ahorrar menos en medio de la crisis sanitaria cada vez mayor. Debido a que el brote de coronavirus probablemente desencadenará más perturbaciones en el lado de la oferta, las medidas de política fiscal podrían actuar más como un analgésico temporal para la economía global que como una cura.

Hasta entonces, la aversión al riesgo probablemente seguirá siendo el objetivo principal de los inversores a largo plazo, lo que significa más dolor para las acciones globales y los activos de los mercados emergentes.

El oro cae a pesar del estado general de aversión al riesgo de los inversores

El oro trató de aprovechar el estado de aversión al riesgo el miércoles, sin embargo los precios comenzaron a caer con fuerza y rompieron la barrera de $1600 a la baja.

Esta importante corrección técnica ha llevado el oro a cotizarse alrededor de $1575 y es probable que el mercado se mantenga así en el corto plazo antes de que los compradores vuelvan a entrar en acción. Mientras el brote de coronavirus estimule la aversión al riesgo y obligue a los bancos centrales a flexibilizar la política monetaria, el oro será uno de los activos de refugio seguro más buscados mientras dure la crisis.

En poco tiempo, probablemente el oro vuelva a brillar alrededor de $1700.

Petróleo crudo afectado por la guerra mundial de precios

El petróleo seguirá fuertemente influenciado por el brote de coronavirus y la guerra de precios global entre Rusia y Arabia Saudita.

La más importante materia prima ha caído más del 4% hoy y se espera que extienda las pérdidas gracias a la combinación tóxica de la caída de la demanda y la oferta excesiva. Con Saudi Aramco anunciando que aumentará la producción a 13 millones de barriles por día desde 12 millones, la debilidad del petróleo probablemente seguirá siendo un tema dominante durante el resto de este trimestre.

Una brillante estrategia para invertir en bolsa si tememos una caída del mercado.

Con experiencia o sin experiencia en la inversión, si tenemos muy claro el horizonte de inversión de largo plazo, las probabilidades se multiplican a nuestro favor. Y si además, definimos correctamente una estrategia ya probada, mejor que mejor. En ocasiones, surge la duda sobre si el mercado continuará creciendo o si por el contrario comenzará una severa corrección e incluso un cambio de ciclo.

Existe una estrategia de inversión llamada DCA (Dollar-Cost Averaging), o lo que yo siempre he denominado como el “promedio eterno”. Esta estrategia es muy efectiva cuando invertimos directamente en un índice, claro que si le damos unas pinceladas y la adaptamos a las acciones, básicamente tendríamos una estrategia perfecta donde el único requisito para que funcione sería tener muy claro que vamos a tener la necesidad de promediar durante 5 ó 10 años.

Todo inversor que realizara esta estrategia de inversión sobre el S & P 500, comenzando a invertir en el pico máximo de 2007 (1557 puntos) y comiéndose la caída que llevó al índice hasta su mínimo de 2009 (680 puntos), en estos momentos debe estar podrido de dinero, ya que los índices tienden a recuperarse, y en el caso del S & P 500, desde marzo de 2009 hasta el día de hoy, se ha revalorizado un 177%. Explicamos la estrategia, las excepciones y las pinceladas que le vamos a dar a esta rentable y sencilla estrategia de inversión.

¿En qué consiste la estrategia DCA?

Una vez tienes claro que no te preocupa el largo plazo y te surge la preocupación de estar comprando en la parte alta del mercado, la estrategia DCA consiste básicamente en evitar hacer un “All-in” con tu dinero (invertir todo nuestro capital al mismo tiempo). El concepto es invertir una cantidad fija de dinero en un activo cada cierto período de tiempo. Si el precio del activo cae, compramos, si cae mucho más, compramos más (o mucho más). De esta forma, aún habiendo comenzado a invertir en el precio más alto del activo, nos aseguramos que también vamos a comprar en el precio más bajo de ese activo.

Partimos de la base de que los precios siempre vuelven a su sitio*, y por tanto, llegará un momento en el que estaremos comprando incluso 5 veces más acciones por el mismo dinero que cuando hicimos nuestra compra inicial.

La ventaja es muy clara, y es que si hubiéramos invertido todo nuestro capital de entrada, veríamos durante mucho tiempo devaluarse nuestro capital, y por tanto, durante esa caída estaríamos inmersos en el coste de la oportunidad.

Andy Kiersz, un matemático que trabaja para Business Insider, hizo este experimento basado en suposición, elaborando esta estrategia con el S & P 500 en el momento más crítico del mercado.

Si un inversor hubiera comenzado a desarrollar esta estrategia DCA en Octubre de 2007 (el máximo histórico del S & P hasta entonces), el peor momento para comprar acciones, poniendo 50€ en un fondo de índice cada mes, el inversor habría obtenido un 48% de rentabilidad. Un 7,6% de rentabilidad media anual, a pesar de haber estado comprando mientras el mercado se estaba “escalabrando”.

Si ese inversor, asustado por el pánico, hubiera decidido no invertir en el mercado y haber metido bajo el colchón 50€ cada mes, en la actualidad tendría 3.800€. Con la estrategia DCA desarrollada en el peor momento, el inversor tendría 5.631€. Es decir, habría ganado 1.831€ (48% de rentabilidad).

Está claro que Andy lo ha hecho a modo de ejemplo, pues no se aconseja invertir 50€, ya que únicamente las comisiones nos devorarían el capital.

Algunas pinceladas de la estrategia DCA

En el caso del S & P 500 funcionó, pues el índice ya está por encima de los máximos históricos anteriores. Siempre partimos que a largo plazo los índices tienden a revalorizarse, pero si nos vamos al Nikkei 225, y hubiéramos desarrollado esta estrategia en 1989, hubiéramos fallado, pues el Nikkei cotizaba en los 39.000 puntos y actualmente está en los 15.000. Así que también podríamos encontrar excepciones, pero que podemos solventar si nos olvidamos de los índices. Claro que habría que sacar cuentas con el Nikkei, ya que también habríamos comprado el Nikkei en el punto más bajo (7.000 puntos).

Vamos a por las acciones. Hace tiempo explicamos cómo desarrollar una estrategia de inversión basándonos únicamente en los dividendos de las acciones, donde era factible conseguir un 10% de rentabilidad anual.

Si desarrollamos la estrategia DCA en una acción sólida y con buenos dividendos, nuestra rentabilidad podría ser de 3 dígitos.

Si ir más lejos, si cada mes hubiéramos invertido una misma cantidad de dinero en Banco Santander desde su pico máximo, a pesar de que aún falta mucho para que el precio de Santander supere su máximo pre-crisis, en estos momentos nuestra rentabilidad sería muy positiva, teniendo en cuenta que los promedios realizados en la parte de sus mínimos históricos + los dividendos generados en estos años ya nos habrían dado nuestra merecida recompensa.

Ahora bien, hemos planteado esta estrategia de forma que un inversor sea un “cabeza cuadrada” que no piensa más allá del DCA. Si evitamos la entrada en el momento más nefasto (puntos máximos de cotización), y ante caídas astronómicas, en lugar de invertir la misma cantidad de dinero, duplicamos e incluso triplicamos esa cantidad, ponemos las probabilidades y rentabilidad mucho más a nuestro favor.

Esta estrategia es apta para jóvenes que quieran comenzar su propio plan de jubilación, e incluso para personas de 30 a 40 años con un considerable capital e ingresos estables. Digamos que es una forma de ganar dinero en la bolsa sin tener ni idea de bolsa, siempre evitando cometer los errores más comunes a la hora de invertir.

No obstante, ojo a la hora de elegir la empresa sobre la que vamos a realizar esta estrategia, ya que si la empresa no supera la crisis que está atravesando y que le está haciendo perder su valor, ponemos en riesgo el 100% de nuestro capital.

Sé que surgirán muchas dudas, así que si alguien tiene alguna pregunta o crítica, puede hacerla en un comentario.

¿Ha llegado a su fin la caída de la bolsa de valores de 2020?

Cómo el Coronavirus Ha Afectado al Mercado de Divisas
Cómo Utilizar el Marco de Tiempo Semanal en el Comercio de Divisas
El comercio de divisas durante una crisis mundial
Los principios fundamentales del Autotrading en el mercado de divisas
¿Pago impuestos sobre el trading de divisas en el Reino Unido?

Es poco probable que la fuerte y aguda venta en los mercados de valores provocada por la pandemia de coronavirus en febrero/marzo de 2020 termine pronto, independientemente de las manifestaciones de socorro y los paquetes de estímulo. Los análisis técnicos y fundamentales sugieren que es probable que el mercado bajista de las acciones continúe hasta que los mercados hayan bajado un 50% de sus precios altos de todos los tiempos, y tal vez aún más, a medida que los mercados digieran los asombrosos costos económicos de las medidas adoptadas para contener la pandemia. Es probable que el índice S&P 500 caiga al menos hasta 1750 durante 2020.

Puede negociar los índices del mercado de valores a corto o largo plazo con cualquiera de nuestros destacados Brokers.

La caída del mercado de valores de 2020

El 19 de febrero de 2020 el mercado de valores de los Estados Unidos alcanzó un máximo histórico, medido por el índice de referencia S&P 500. En sólo 15 días de negociación, el índice se desplomó y cayó más de un 20% en valor desde su máximo. Este fue el choque bursátil más rápido ocurrido en los Estados Unidos en cualquier momento del siglo pasado, superando incluso la velocidad del gran choque bursátil de 1929, que tardó 30 días de negociación en completar una caída del 20% desde su máximo. Un descenso del 20% desde su máximo, constituye la definición tradicional de un mercado a bearish, el cual, cuando ocurre muy rápidamente, puede describirse bastante como un crash.

La caída del mercado de valores de 2020 no sólo ha afectado a los Estados Unidos, sino también a todos los mercados de valores del mundo. La mayoría de los mercados e índices bursátiles han registrado disminuciones de pico a valle de más de un tercio de su valor, aunque estas disminuciones fueron seguidas por repuntes a niveles más altos, pero en el momento de redactar el presente informe apenas se recuperó un tercio de las disminuciones totales.

La gran pregunta para los comerciantes e inversores es si es probable que los mercados bursátiles caigan aún más a nuevos mínimos, y en caso afirmativo en qué medida; o si es necesario iniciar un proceso de recuperación sin superar los mínimos recientes, lo que sugeriría que ahora es el momento de comprar acciones. En efecto, se trata de una cuestión que afecta a todos, ya que la salud del mercado de valores puede repercutir directamente en la salud de la economía «real», las ganancias y el desempleo también. Podemos tratar de responder a esta pregunta considerando dos factores: lo que ha causado la caída del mercado de valores de 2020, y cómo se compara con otras caídas del mercado que han ocurrido en el último siglo.

Causas de la caída del mercado de valores de 2020

La causa primaria obvia fue la pandemia mundial del coronavirus que se propagó desde China para llegar rápidamente al corazón de las naciones del G7 en Europa occidental y América del Norte. Una enfermedad altamente infecciosa sin cura que inicialmente parecía tener una tasa de mortalidad entre el 2% y el 4% fue un evento extremadamente alarmante sin un verdadero precedente en las naciones desarrolladas desde la Pandemia de Gripe Española de 1918. Esta razón singular situó el pánico inicial del mercado en una categoría psicológica única y ciertamente contribuyó a la fuerte velocidad e intensidad del choque. La situación única hace difícil comparar este choque con los choques históricos del mercado de valores.

Hay dos causas secundarias importantes que se citan a menudo: una guerra por el precio del Petróleo entre Rusia y Arabia Saudita, que puede considerarse como el fuego que encendió por primera vez la pólvora, así como el hecho de que simplemente se había producido una corrida del mercado a bullish muy prolongada y muy extendida que había hecho que el valor de las acciones aumentara fuertemente desde que el Presidente Trump fue elegido en noviembre de 2020, lo que se debió al menos a una fuerte corrección. Se consideraba que los mercados estaban «sobrecomprados».

Esas razones pueden compararse más adelante con las presuntas causas de las caídas históricas del mercado bursátil para ayudar a determinar qué precedente histórico tiene más probabilidades de servir de guía para lo que sucederá con el mercado bursátil en los meses y años venideros.

Comparación técnica de los mercados bursátiles de los EE.UU. de 1929 a 2020

Un mercado a bearish puede definirse como una caída del valor de un índice de mercado importante de al menos un 20% desde el punto máximo hasta el mínimo. También es útil seleccionar sólo los picos que son máximos históricos, ya que no puede haber ninguna duda conceptual de que un mercado es a bullish cuando está haciendo un nuevo precio alto histórico. Según estos criterios, ha habido 13 mercados a bearish desde 1929, incluyendo el mercado a bearish que comenzó en 2020. Las estadísticas cruciales de todos estos mercados a bearish se presentan en el cuadro siguiente, clasificados a la baja en orden decreciente de gravedad según se mide por la disminución total de los niveles máximos a mínimos. Podemos ver que el mercado a bearish de 2020 (resaltado en amarillo en el cuadro siguiente) es ya el séptimo mercado a bearish más grave desde 1929. Por supuesto, aún no sabemos cuánto tiempo durará este mercado a bearish o cuán grave será la peor caída de pico a valle.

Mercados de Oso de los EE.UU. 1929 – 2020

De esta comparación de análisis técnico se pueden extraer varias conclusiones:

  • El mercado a bearish de 2020 fue el que experimentó la transición más rápida de un mercado a bullish a otro a bearish en más de un siglo.
  • Sólo otro mercado a bearish vio una caída de la magnitud de 2020 sin llegar a un descenso de pico a valle de al menos el 50%.
  • Los dos mercados a bearish más recientes, vistos desde 2000, cada uno de ellos produjo un máximo de descenso de pico a depresión de más del 50%. Puede ser que la volatilidad de las caídas haya tendido a aumentar en las últimas décadas debido a la nueva tecnología que permite el comercio instantáneo a distancia y los algoritmos de alta frecuencia, lo que probablemente acelera y exagera el movimiento del mercado.
  • De los cuatro peores mercados a bearish, tres de ellos tardaron al menos 185 días en desarrollarse. Los mercados a bearish que se desarrollaron muy rápidamente tendieron a sufrir disminuciones finales menos severas. Esto presenta un caso más optimista para los mercados de valores de 2020 y 2021.

A partir de los datos presentados anteriormente, no se puede sacar ninguna conclusión clara sobre la probable gravedad final del mercado a bearish de 2020. No obstante, un análisis técnico de los precios podría dar algunos indicadores técnicos que podrían constituir precedentes útiles.

Pronóstico de la evolución del desplome de los mercados bursátiles en 2020

Los mercados a bearish de acciones, suelen bajar más rápidamente que los mercados a bullish. Además, una vez que los mercados hacen fuertes caídas más allá de una disminución del 20% desde el pico, en caso de que vayan a continuar bajando hasta alcanzar nuevos mínimos, raramente retroceden más allá del 50% de su caída total. Tienden a hacer mínimos significativos que se mantienen por un tiempo, los cuales luego se rompen a la baja con fuerza, dando una señal a bearish confiable. Podemos aplicar estos principios a la acción del precio de 2020 que se muestra en el gráfico mensual de abajo del Índice S&P 500.

Gráfico de precios mensuales del índice S&P 500 en 2020

El movimiento de pico a depresión de febrero y marzo fue de aproximadamente 3400 a 2200. Esto significa que el anclaje heurístico (mental) del 50% de retroceso «punto de inflexión» se verá en 2800. Si el mercado puede hacer un primer cierre mensual por encima de 2800 sin hacer una ruptura significativa por debajo del actual punto de inflexión justo por debajo de 2200, eso sería una señal a bullish y sugeriría que el punto bajo no se volverá a probar. Otra razón por la que el nivel de 2800 es técnicamente importante reside en el hecho de que está muy cerca del punto en el que este mercado completó su caída inicial del 20% desde el máximo en febrero de 2020.

Otra señal a bullish sería el primer cierre de mes más alto que el precio de cierre hecho seis meses antes.

Si este mercado a bearish luchará por establecerse por encima de 2800, e incluso comenzará a cotizar convincentemente por debajo del mínimo justo por debajo de 2200, esto sugeriría técnicamente que este mercado a bearish se desarrollará como los mercados a la baja de 2008, 2001, 1973, o incluso 1929, y continuará cayendo mucho más.

La caída del mercado de valores de 2008

A continuación se muestra el gráfico de precios mensuales del desplome del mercado de valores de 2008, que en realidad comenzó en 2007.

Gráfico de precios mensuales del índice S&P 500 2007/08

El segundo mes del descenso inicial (marcado por el candelabro encima de la flecha hacia arriba) produjo un descenso que se mantuvo durante más de un mes antes de romperse. Esto refuerza la importancia de un mínimo inicial que se prueba después de algún tiempo transcurrido tras un considerable retroceso. No está marcado, pero se observa que no hubo un cierre mensual por encima del nivel de retroceso inicial del 50%.

Después de varios meses, hubo un fuerte retroceso a bullish, que alcanzó su punto máximo en el candelabro marcado por la flecha hacia abajo. Obsérvese que esta vela no pudo hacer un cierre mensual por encima del nivel de retroceso del 50%, por lo que el mercado siguió haciendo nuevos mínimos y una caída de precios a largo plazo.

La caída del mercado de valores de 2001

Este mercado a bearish tardó un tiempo relativamente largo en desarrollarse desde el pico del mercado en 2000, pero una vez que se alcanzó el 20% de descenso, el precio nunca se acercó a hacer un retroceso del 50% del movimiento a bearish desde el pico. Esto añade peso al argumento de que el hecho de que el precio se mantenga por encima del nivel de retroceso del 50% es un indicador muy crucial de si el mercado a bearish tiene que seguir funcionando.

La caída del mercado de valores de 1929

Lo mismo ocurrió en el mercado a bearish de 1973, así como en la caída del mercado de valores de 1929. Después de los primeros meses del peor desplome del mercado de valores, a principios de 1930 se produjo un repunte de los precios hasta justo por encima de 25 después de subir desde el mínimo a corto plazo a unos 20, que era el 50% de la zona de retroceso desde el movimiento a bearish de unos 30 a 20. Sin embargo, el 50% de retroceso se respetó de nuevo.

Comparación fundamental de las caídas del mercado de valores

Hay firmes razones técnicas para pensar que existe una probabilidad razonable de que el mercado a bearish de 2020 se extienda en su alcance para rivalizar con los grandes mercados a bearish del 2008, 2002, 1973, e incluso los primeros años de la década de 1930, si el índice S&P 500 lucha por establecerse por encima de 2800 y se negocia decididamente por debajo de 2200. No obstante, un análisis comparativo también debería examinar las condiciones fundamentales que prevalecen a medida que se desarrollan estos mercados a bearish.

Si comenzamos por el peor de los casos, que comenzó en 1929, la opinión consensuada es que el problema comenzó con el desplome inicial del mercado, que desencadenó una crisis de liquidez debido a la sobreexposición de las instituciones financieras y los gobiernos, lo que a su vez provocó una reducción masiva de la demanda. El crack de 2008 fue similar, pero la demanda se mantuvo gracias a un programa coordinado de préstamos masivos del gobierno disfrazado de otras medidas. Se podría decir que el crack de 1973 fue diferente, ya que se consideró en general como el resultado de una recesión emergente y no como la causa de la misma, siendo la recesión causada por el colapso de factores estructurales bien establecidos como el Petróleo barato y el acuerdo de Bretton Woods.

Por supuesto, ha habido caídas del mercado de valores que fueron repentinas y severas, pero en las que el precio se recuperó muy rápidamente, como en 1987, 1990 y 1998. Merece la pena estudiarlos porque en cada uno de estos casos, se puede argumentar que las caídas fueron causadas por eventos singulares que rápidamente se vieron como no importantes después de un destello inicial de alarma. Las caídas de 1987 y 1998 fueron correcciones largamente esperadas, causadas por mercados muy sobrecomprados y preparados para el contagio de la deuda institucional; en ambos casos las recuperaciones extremadamente rápidas continuaron convirtiéndose en fuertes mercados a bullish. El desplome de 1990 fue causado por la invasión por sorpresa del Iraq y la anexión del Estado de Kuwait, que causó alarma al plantear la perspectiva de una grave perturbación de los suministros de Petróleo del Golfo, importantes daños ambientales y la perspectiva entonces casi impensable de una guerra importante en la que participarían los Estados Unidos. De hecho, la primera guerra del Golfo fue un acontecimiento relativamente menor para todo el mundo fuera de Iraq y Kuwait, y los mercados se recuperaron rápidamente.

Hay factores fundamentales que sugieren que el crack de 2020 será tan grave como lo que comenzó en 1973 y tal vez incluso en 1929.

Impacto económico de la pandemia del Coronavirus de 2020

En el momento de redactar este informe, cada vez está más claro que el mundo en general, así como los países más desarrollados del G7 y el G20 en particular, sufrirán un impacto económico muy grave a causa de la pandemia del virus coronavirus. La cuestión es cuán rápido se puede controlar la pandemia y resucitar las economías en dificultades.

Antes de que comenzara el mes de abril de 2020, las principales instituciones financieras ya preveían una tasa de desempleo en los Estados Unidos superior al 32% y una caída anualizada del PIB del 23%. El problema no es que el coronavirus sea especialmente letal, el problema es que en la mayor parte de Europa y los EE.UU. el virus se salió de control, las sociedades civilizadas tendrán que proteger a su población incluso de una tasa de mortalidad presunta de alrededor del 0,8%, y el costo de esta protección será un semi-cerramiento económico masivo que durará varios meses en el mejor de los casos. Esto resultará en la destrucción de riqueza, negocios, capital, y requerirá una enorme extensión de la deuda del gobierno para mantener un bloqueo, que ya está en un nivel alto en términos globales. Esto puede verse mitigado por el hecho de que casi todos los gobiernos afectados han actuado muy rápidamente para aflojar la política monetaria y pedir prestado o imprimir dinero en gran medida para sostener a sus poblaciones afectadas. No obstante, esto plantea la cuestión de si una extensión tan interminable de la deuda es sostenible. Peor aún, puede que varios meses de bloqueo no sean suficientes para acabar con el virus, que podría volver a rugir en una fecha posterior, sin garantía de que se encuentre una vacuna.

Es difícil de creer que incluso en el mejor de los casos, en el que las naciones del G7 consigan un bloqueo efectivo durante 2 o 3 meses solamente y refinancien sus economías mediante un acto de voluntad política y social unificada, no habrá suficiente daño para impulsar los precios del mercado de valores a niveles más bajos de lo que ya se ha visto. Esto debería ser evidente a finales de mayo de 2020 a más tardar, por lo que la aceptación de esto por parte del mercado se verá reflejada en el Índice S&P 500, que se negociará firmemente por debajo de 2200. En ese caso, es probable que caiga al menos hasta 1750 a finales de 2020.

Preguntas Frecuentes

¿Caerá el mercado en 2020?

El mercado ya se ha desplomado en 2020. El índice S&P 500 cayó casi un 37% desde su máximo histórico en febrero de 2020 en sólo cinco semanas, mientras que todos los principales índices bursátiles del grupo de naciones del G7 han caído más de un 20% en el mismo período.

¿Se va a desplomar el mercado bursátil mundial?

El mercado bursátil mundial se ha desplomado en 2020 y puede que siga bajando. El mercado de valores de cada nación del G7 ha caído más del 20% desde su reciente pico, mientras que 14 de las naciones del G20 también lo han hecho, hasta el 29 de marzo de 2020.

¿Cuánto ha caído el mercado de valores en 2020?

Los principales índices del mercado de valores han caído fuertemente desde sus máximos de 2020 a sus mínimos, hasta bien entrado el territorio del mercado a bearish. Para el 29 de marzo de 2020, el índice S&P 500 había caído un 35,87%, el promedio industrial del Dow Jones un 38,22%, el NASDAQ un 32,05%, el NIKKEI 225 un 31,29%, y el DAX un 40,16%.

¿Cuál fue la peor caída del mercado de valores?

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Opciones binarias de la A a la Z
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: