ECB y la Fed siguen tomando caminos diferentes en el 2020

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

ECB y la Fed siguen tomando caminos diferentes en el 2020

En lugar de la convergencia en sus políticas monetarias, el BCE y la Fed parecen seguir caminos muy distintos. La semana anterior, el BCE definitivamente sorprendió a los mercados y les dio a entender que estaban completamente equivocados con respecto a su próxima acción importante. Pero en retrospectiva, tal vez la sorpresa más significativa es que los mercados no pudieron captar las señales bien telegrafiadas del BCE de que uno de sus temores más notables es que el euro en aumento, sobre todo frente al dólar estadounidense, está perjudicando a los exportadores de la zona euro.

La semana anterior, la decisión del BCE de mantener abiertas las compuertas monetarias negándose a poner fin a la generosidad del banco central ha debilitado al euro y proporcionará un impulso a las exportaciones a las economías de la UE, lo que seguramente también será positivo para sus economías.

Un euro débil, por supuesto, es lo que quiere el presidente del BCE, Mario Draghi. Hace que las exportaciones sean más baratas, lo que garantiza la competitividad absoluta de los países de la zona del euro y al mismo tiempo aumenta el precio de las importaciones apuntalando la inflación.

En estos momentos, probablemente deberíamos buscar estrategias de bajo costo y bajo riesgo para seguir aprovechando la fortaleza del dólar que se ha mantenido en los últimos años en lugar de pensar en teorías de conspiración, pero luego de los repentinos cambios en la política en los bancos centrales del G-10 durante la semana pasada, no son pocos los que sospechan que podríamos estar de vuelta al inicio de una guerra de divisas.

Seguramente será interesante escuchar al presidente Trump y compañía (Mnuchin/Cohn) comenzar a quejarse después de revisar los gráficos de divisas de la semana anterior.

Dado el estancamiento que estamos viendo en algunas economías del primer mundo y la indeseada apreciación de sus divisas, no sería de extrañar que los bancos centrales de estos países estén tratando de abaratar sus monedas para incrementar el impulso de sus exportaciones. Esperemos que estas medidas no lleven a algunos países por la vía del proteccionismo, sin embargo las acciones recientes de los bancos centrales del G10 que se están decantando por políticas más «dovish» resultan demasiado convincentes como para ser ignoradas.

Ignorando por un momento las teorías de conspiración, en realidad, el BCE no puede hacer mucho por el momento hasta que desaparezca el caos político en España y se aclare más la situación sobre la próxima presidencia de la Reserva Federal. Hay que esperar a ver cómo se desarrolla esto en las próximas semanas.

El dólar estadounidense

La semana anterior fue bastante buena para los compradores del USD, dado que subió en contra de todas las divisas principales. El dólar australiano experimentó las mayores pérdidas, pero el dólar canadiense y el euro también tuvieron una fuerte pérdida frente a la divisa estadounidense. El yen japonés y la libra esterlina fueron las únicas monedas que lograron mantenerse estables frente a las ganancias del dólar. Pero incluso terminaron la semana ligeramente a la baja. Casi todos los datos económicos de Estados Unidos publicados durante la última semana, desde el crecimiento del PIB en el tercer trimestre, solicitides por desempleo, pedidos de bienes durables, ventas de casas nuevas y los índices PMI Markit tuvieron resultados mejores de lo esperado, pero los datos positivos no fueron la única razón del aumento del dólar.

El Partido Republicano también logró un progreso sustancial en la reforma tributaria con la aprobación de un presupuesto por parte de la Cámara que allana el camino para que el líder republicano de la Cámara de Representantes lance un borrador del proyecto de ley el próximo miércoles. Teniendo en cuenta que fueron capaces de aprobar el plan presupuestario sin el apoyo de los Demócratas, ahora es realista esperar que el Congreso dirigido por los republicanos tenga el proyecto de ley presentado, debatido y aprobado a fines de noviembre.

El euro

El anuncio de política monetaria del Banco Central Europeo llevó al euro a su nivel más bajo en 3 meses. Esta es también la primera vez desde abril que el EUR/USD ha caído por debajo de la media móvil simple de 100 días, lo que significa que el próximo soporte importante podría ser 1.1500. Si bien los informes de la semana sobre la inflación y el mercado laboral de Alemania son importantes, no moverán la aguja del BCE, que dejó en claro que las tasas de interés no se incrementarán al menos hasta octubre de 2020.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Después de recortar su programa de compra de activos en 30 mil millones y mantener este nuevo nivel desde enero a septiembre, Mario Draghi dijo que mantendrían las tasas de interés en los niveles actuales mucho después del final de su programa QE, lo que significa que la primera subida de tasas del BCE no llegará hasta el tercer trimestre, mucho más de lo que la mayoría de los inversores tenían previsto. Una vez que se hizo ese comentario, nada más importó, incluidos los comentarios positivos de Draghi sobre el crecimiento, los salarios y la inflación subyacente. Entonces lo mismo será cierto para los informes económicos alemanes de esta semana.

Pilotzi Noticias

La fiesta del ‘súper dólar’ apenas empieza

El portal de China Daily publicó un artículo de Dan Steinbock titulado Dollar, not yuan, poses biggest risk to world (El dólar, no el yuan, representa el mayor riesgo para el mundo), en el que el autor considera como mera ‘volatilidad de corto plazo’ la devaluación que ha sufrido la divisa china, y que la tiene hoy día en su nivel más bajo frente al dólar desde 2008.

El artículo evidencia que en China ven la ‘fiebre’ devaluatoria, diagnostican correctamente que la enfermedad la provocaron años de deprimir de forma artificial las tasas de interés a cargo de los principales bancos centrales y sus estímulos conocidos como ‘flexibilización cuantitativa’ (Quantitative Easing, QE), pero también que son incapaces de reconocer que cometieron esos mismos errores que en Occidente.

A causa de ello, los chinos inflaron su propia burbuja interna que ya explotó, y que está provocando que los capitales quieran huir en masa ahora hacia refugios más seguros –como el propio dólar y el oro-.

Nada de esto se va a contener pronto, lo que sumado a la inminente alza de tipos de la Reserva Federal estadounidense (Fed) en diciembre, predispone todo para el dólar se fortalezca ‘con esteroides’.

No por nada el Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés) en un reporte reciente calificó al dólar como el nuevo ‘Índice del miedo’ en sustitución del índice de volatilidad VIX, dado que ya no hay una correlación estrecha entre baja volatilidad y el apetito por pedir prestado como hasta antes de la crisis de 2008.

Esa renovada aversión al riesgo está llevando a la caída en el valor de monedas de países emergentes y de divisas consideradas como ‘fuertes’. No es casual que el Índice Dólar (que mide el valor del billete verde frente a una canasta compuesta por el euro, el yen japonés, el dólar canadiense, la libra esterlina, la corona sueca y el franco suizo) se encuentre en niveles máximos no vistos desde hace 14 años.

La debilidad estructural provocada por años de abundancia de crédito artificial que fluyó hacia economías emergentes, sumada a que los ‘estímulos’ fiscales y monetarios pospusieron un inevitable ajuste en países desarrollados, está generando desconfianza y temor en los inversores que buscan volver a la aparente seguridad del billete verde.

En este contexto, la victoria de Donald Trump en la carrera por la Casa Blanca ha colocado la cereza del pastel en esta fiesta del súper dólar que apenas comienza.

Hay un peligro real de que el dólar se infle en burbuja y esa es una mala noticia para todos.

La Fed ve con preocupación cómo el ‘tsunami’ de liquidez que empujó al mundo se le revierte, generando una muy destructiva ola deflacionaria que nos arrastra hacia la próxima crisis.

Que suba el dólar es lo mismo que decir que todo lo demás caerá. Esto es pues un mensaje de advertencia para las materias primas, los metales preciosos monetarios (oro y plata) y monedas como el peso mexicano que podrían seguirse desplomando, y peor, si Trump decide atacar de frente a China y a México por culpa de sus trasnochadas ideas mercantilistas.

Aun así, discrepamos de China Daily: el ascendente dólar no es una amenaza en sí, sino un simple síntoma. No es posible salir de una crisis provocada por exceso de deuda, consumo y crédito con más de lo mismo, como han intentado sin sentido gobiernos y bancos centrales del orbe desde 2008, incluyendo los chinos.

Al contrario. La condición económica global es peor, más endeble que entonces, y esta vez, cargamos con una deuda que ha crecido de manera exponencial.

Sólo el tiempo dirá si la Fed sólo sube los tipos para volver a cometer el error de bajarlos después.

Como quiera, en este ambiente deflacionario global se refuerza el caso para acumular oro y plata a manos llenas –por ser la forma más acabada de dinero contante y sonante-, y si es a precio de ganga, qué mejor.

¿Por qué deberías estar acumulando Oro?

Hoy se dio a conocer que un francés heredó de un familiar fallecido, una casa que le tenía una muy grata sorpresa. Encontró escondidos un total de 100 kg. de oro. Según la nota publicada en El Mundo descubrió 500 piezas, dos barras de 12 kg. y 37 lingotes de 1 kg cada uno.

El tesoro se ocultaba en muebles, ropa y en el cuarto de baño, según la fuente. Dice además que el antiguo dueño de la casa “había adquirido esta fortuna legalmente en los años 1950 y 1960. Se hallaron todos los certificados de autenticidad. Además del heredero, el Estado francés podría beneficiarse del afortunado hallazgo ya que, según la ley de sucesiones, le corresponde el 45%.”

En otro espacio volveremos al tema del voraz apetito de las autoridades fiscales por cobrar impuestos –eufemismo de lo que es ROBAR– a las herencias.

Por ahora, resaltaremos la tradición milenaria de acumular oro, y por qué esa sabia enseñanza debe seguir siendo imitada más que nunca.

Carl Menger –el fundador de la Escuela Austríaca de Economía- se encargó de explicar el largo proceso de discriminación entre mercancías que fungieron como intermediarios generales en los intercambios, que en distintos lugares al mismo tiempo –y en los mismos sitios en diferentes momentos-, culminó con la coronación del oro y la plata como el dinero por excelencia.

Por sus características físicas y propiedades, el ser humano siente un aprecio y atracción especial por el rey de los metales. Gracias a ello, es sin duda alguna la ‘materia prima’ más demandada de todas, como queda evidenciado en su razón de existencias/producción (o ratio stocks-to-flow). Lo que esto significa es que cada onza que se extrae de la Tierra no se consume como el petróleo, el maíz, el arroz, etc., sino que se acumula en alguna forma, como barra, moneda, lingote, joya, etc.

Ese aprecio superior es lo que le da valor –que es cualitativo-, y que para fines prácticos es constante. No hay otra opción que lo iguale, ni siquiera la plata, que es la ‘reina’ monetaria.

Tener oro es ejercer demanda, y sólo se convierte en oferta en el momento en que se pretenda venderlo.

Como ha explicado el Prof. Antal Fekete –fundador de la Nueva Escuela Austríaca de Economía-, el oro desafía las leyes de la oferta y la demanda, mientras al mismo tiempo echa por tierra la teoría cuantitativa del dinero.

Y es que cada año hay más oro sobre la faz del planeta, pero su producción anual es pequeña en comparación con lo ya existente. Así, la mayor o menor extracción minera es irrelevante para su valor (cualitativamente constante) y para su precio (cuantitativo y variable), pues su oferta NO depende de cuánto suba este último, sino de que sus tenedores quieran o no desprenderse de él.

Sobre todo en condiciones de miedo y desconfianza en el sistema monetario –como las actuales-, puede ocurrir y ha ocurrido ya que exista una ‘escasez’ de oro. Esto queda exhibido en la anómala backwardation que se ha presentado los últimos años en el mercado cada vez que el precio se desploma. Baja tanto que pocos lo quieren vender en físico.

Que haya backwardation quiere decir se alcanza el punto en que el tenedor de oro, para aceptar venderlo, pide un precio al contado más alto, un ‘premio’ adicional que tienen que ofrecerle sobre el precio del contrato de futuros activo, o de lo contrario, prefiere quedárselo.

Lo normal es que haya contango, o sea, que el precio futuro siempre sea mayor que al contado.

Esta anormal ‘escasez’ de oro es un foco amarillo que nos indica que el sistema monetario actual de dinero fíat, de papel, se acerca a su fin. No podemos saber en qué momento sucederá, pero sí que ocurrirá cuando no sea posible cambiar billetes por oro, o se exijan miles, quizá decenas de miles de dólares para intentar convencer a su tenedor de venderle una onza. Llegado ese punto, el dólar pasará al panteón de la historia como una divisa más que muere y el oro volverá a ser protagonista en el sistema monetario.

Por eso el afortunado francés de los 100 kg. de oro –que a precios de hoy equivalen a más de 3.8 millones de dólares-, con lo que no le robe el fisco ojalá que disfrute de la vida, pero sobre todo, que guarde lo más que pueda y lo oculte hasta en los Alpes suizos si es necesario.

Los demás, continuemos la sabia tradición de acumular oro para el largo plazo, que mal, no nos puede hacer, y menos, con tipos como Trump tomando el poder.

¿Cómo sí podemos ayudar a México?

Por redes sociales, correo electrónico y Whatsapp circula propaganda falaz que sugiere por ejemplo que, para “ayudar al país” en estos momentos (supone una crisis que en realidad no ha llegado todavía), debemos buscar y consumir “productos nacionales”. La que he visto incluso dice que “consumir lo hecho en México genera empleos y nos beneficia a todos”.

Para no andarnos con miramientos, esta propaganda difunde una ideología perniciosa que, en esencia, no se diferencia en nada de la xenofobia y proteccionismo del ahora presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump. Veamos por qué.

De entrada, debemos hacer a un lado la visión animista de México, como si se tratara de un ente vivo, unitario y uniforme. No hay nada más falso que eso. Hablar de un país no es sino una mera abstracción de lo que en realidad es un conjunto de millones de seres humanos individuales, actuantes, pensantes, con gustos, preferencias, intereses y personalidades tan diversos, que no existen dos personas iguales.

Así que de entrada, no hay tal cosa como “el bien común” o el “beneficio de todos”. Lo que uno busca, persigue o le interesa puede contraponerse con lo que alguien más quiere en ejercicio pleno de su libertad, y como tal, se le tiene que respetar.

En este sentido, al consumidor se le debe permitir comprar lo que quiera, con la calidad y precio que prefiera o le convenga a su interés particular, con independencia de dónde se haya producido. Nada de eso afecta derechos de terceros, como sí lo hace una restricción o prohibición a determinados intercambios sólo por el origen real o aparente de los mismos.

Dicho de otro modo, el proteccionismo atenta contra la libertad de las personas, y lo que no nos hace más libres, nos vuelve más esclavos de lo que alguien nos impone.

Por eso mensajes como los que aquí comentamos son muy peligrosos –pues nos conducen hacia el proteccionismo-, por más bienintencionados que puedan parecer.

Se trata de hecho de propaganda de determinados grupos de interés que, en el fondo, engañan utilizando la tramposa premisa de que “lo mexicano” es mejor o preferible por el simple hecho de serlo.

No hay gran diferencia entre sugerir eso y afirmar –como los nazis-, que la raza blanca es “superior”, o que los trabajadores estadounidenses sólo porque sí, “son los mejores en el mundo”, como dice Trump.

El peligro mayor de promover estas trasnochadas ideas ultranacionalistas es que nos conducen a la violencia, al ojo por ojo, y no a la convivencia pacífica, indispensable para la creación de riqueza, y por lo tanto, para la disminución de la pobreza.

Es falso entonces que consumir “lo nacional” abone a la creación de empleos y el crecimiento económico. Lo que sí lo hace es el intercambio libre y la competencia de los emprendedores por ganar la preferencia del consumidor.

No hay un solo caso de una economía cerrada que haya alcanzado el desarrollo, y eso debería de ser suficiente para desechar el proteccionismo e ideas afines.

Sí, se avecinan tiempos tormentosos si Donald Trump decide renegociar o cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, pero sería un error gravísimo y mortal responder aquí con medidas similares.

El auténtico antídoto contra el proteccionismo y contra Trump NO es ni puede ser más de “compre lo nacional”, como hace él. No necesitamos más proteccionismo, sino apertura total y mercados competitivos como no los hemos tenido en este país, y para lo que no se necesita ningún tratado ni años de negociaciones, sólo abrir la puerta y eliminar restricciones.

Ampliar la oferta competitiva de bienes disponibles para el consumidor es la única manera de beneficiarlo y de en serio “ayudar a México” (para usar las palabras de los proteccionistas).

Dicho consumidor es el único que debe estar en el centro de las decisiones, porque ahí sí, todos somos consumidores, de diferentes bienes, pero consumidores al fin. No caiga en la trampa de los nacionalismos y no se deje engañar.

Ganó Trump: Dólar sube y el Oro aplasta al peso

Ganó Donald Trump. Se dice que las encuestas y los pronósticos fallaron, pero eso es un error. Aquellas volvieron a ser un instrumento de propaganda del establishment que, con impotencia, vio cómo su candidata nunca levantó.

En redes sociales (y en ‘Hillary Clinton: una mala candidata’) llamamos la atención sobre el hecho de que los sondeos no eran de ninguna manera confiables dada la descarada “cargada”, el abierto proselitismo de los medios masivos de comunicación y de los grupos de poder a favor de Clinton.

Mientras eso sucedía, hubo para quien las quiso ver, señales de que un triunfo de Trump no sólo era posible, sino el escenario más probable.

Ante el ‘tsunami’ que se veía venir, aquí advertimos (ver por ejemplo: ¿Ya es la hora de invertir en plata? y Devaluación del yuan, un sólido fundamento para el oro) que había que buscar refugio seguro en los metales preciosos monetarios y en el dólar. Minimizar las tenencias de pesos era (y sigue siendo) muy importante, pues de quedarse con ellos, el resultado será que su valor se desvanezca en nuestras manos.

Así las cosas, después del triunfalismo oficial de los primeros resultados a favor de Clinton, la innegable realidad se hizo presente, y el dólar, en su mejor momento hacia las 23:00 hrs. se disparó por encima de los 20.70 pesos, un nuevo máximo histórico. Entre el mínimo del día y el tope, la depreciación fue de casi 14 por ciento. Demoledora.

Pero si la caída del peso frente al dólar le sorprende, medida contra el oro fue todavía peor.

Dado que el precio del metal precioso también se disparó más de 60 dólares, nuestra moneda cayó a un nuevo mínimo histórico frente a él (gráfico: línea azul, precio del oro en pesos, línea roja, en dólares).

El peso se devaluó frente al oro –el dinero real contra el que todas las divisas miden su valor-, casi 18 por ciento en su peor momento. Una “masacre”.

La presión sobre la moneda nacional disminuyó cuando se supo que el secretario de Hacienda y el gobernador del Banco de México (Banxico) darían una conferencia conjunta a las 07:00 hrs. de hoy. Sin embargo, no se anunció ninguna acción específica ahí. Otro error.

La política del “no va a pasar nada” es absurda y peligrosa.

Trump es un mentiroso demagogo, y nadie sabe si va a intentar siquiera cumplir su palabra en aspectos tan importantes para nosotros como la migración, la renegociación (¿cancelación?) del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el muro, etc.

Pese a ello, está claro que las autoridades querrán minimizar en el discurso los efectos que habrá en el país por el triunfo de Trump. Ojalá que ninguno de nuestros lectores se crea esa nueva farsa.

Así como advertimos a tiempo de la tormenta que ya llegó, volvemos a hacerlo en el sentido de que tomen posiciones en el dólar, oro y plata aprovechando las caídas de precio que se presenten. La tendencia de esos activos será a la alza conforme el valor del peso acelere su caída en los próximos meses y años.

Carstens insinuó hoy temprano que Banxico subirá su tasa objetivo hasta la próxima semana. Ojalá lo haga en cuando menos 100 puntos base NO para “defender” al peso, sino para comenzar a contraer de forma más decidida el crédito excesivo en la economía. Hacienda y los legisladores por su parte tendrían que anunciar nuevos recortes al gasto público. No creo que lo hagan, lamentablemente.

Una recesión parece inevitable en México con la llegada de Trump, pero sobre lo que él decida no tenemos ningún control. Ojalá que lo que en lo que sí nos toca, se actúe ya.

Hillary Clinton, una mala candidata

Ayer amanecimos con una encuesta de ABC News y Washington Post que ha puesto nerviosos a muchos, ya que Donald Trump apareció liderando la carrera presidencial con 46 por ciento de las preferencias entre posibles votantes, contra 45 de Hillary Clinton. Aunque esto es en realidad un empate técnico –por ubicarse dentro del margen de error-, lo cierto es que la tendencia del peor enemigo de México parece al alza, y la de Clinton, a la baja.

¿Por qué? Se dice que es gracias a que el viernes pasado el titular del FBI, James Comey, informó al Congreso que durante una investigación contra Anthony Weiner, expareja de una de las principales asesoras de Clinton (Huma Abedin), encontraron decenas de miles de correos electrónicos “pertinentes” para saber si ella puso en peligro la seguridad nacional mientras fue secretaria de Estado, entre 2009 y 2020.

Clinton utilizó en ese periodo un servidor privado para enviar correos en vez del oficial, protegido y encriptado además de sometido a las leyes de transparencia.

Se presume que miles de estas comunicaciones podían haber contenido información confidencial y haber llegado a manos de espías o hackers, y revelar este tipo de información, es ilegal.

Hay una discusión sobre qué tan grave sería la falta y si esto en un caso extremo podría mandar a Hillary Clinton a la cárcel, o si sólo habría sanciones administrativas. Como sea, el hecho es que ella borró más de 30 mil emails que consideró “personales y privados”, que “nada tenían que ver con el trabajo”.

Con evidencia perdida, el caso se cerró y el ahora atacado por los demócratas y acusado por su “parcialidad”, James Comey, en ese entonces concluyó que no se le deberían levantar cargos criminales. Le aplaudieron los mismos que ahora lo atacan.

¿Qué hizo revivir el caso a Comey? Las presiones de sus propios agentes –que inconformes con la decisión de no perseguir a Clinton acumularon cartas de renuncia en su escritorio-, las nuevas evidencias encontradas en la laptop de Weiner y, sin lugar a dudas, la gran popularidad de Trump.

Sí. Ante una posible victoria de éste, Comey ha puesto sus barbas a remojar: si gana Clinton quizá ahí quede el asunto, pero si no, tiene un seguro que lo protege contra acusaciones de encubrimiento. Algo sabrá. Así que la reapertura de la investigación no es causa de la debacle de Clinton, sino efecto de la subida de Trump.

Ahora bien. A pesar de este bache en los sondeos, la mayoría todavía apunta a que las probabilidades favorecen a la ex secretaria de Estado sobre el republicano, a una semana de la elección del 8 de noviembre.

El punto aquí es que las encuestas no son confiables, menos aún cuando existe un favoritismo absoluto a favor de Clinton, al grado de ser políticamente incorrecto hablar mal de ella. La han blindado.

A propósito, miles de correos electrónicos filtrados por Wikileaks han exhibido la colusión entre el equipo de campaña de la candidata, el Comité Nacional Demócrata y grandes medios para favorecerla. Le sirvió para ganar a la mala, con dados cargados, la elección primaria contra Bernie Sanders, pero lo mismo, quién sabe si le alcance en la presidencial.

Es muy notable que, a pesar de ser la candidata del sistema, de los poderosos, de los grandes intereses delante y detrás de la cortina, no haya sido capaz de consolidar una ventaja amplia y definitiva: es una mala candidata.

Ahora bien. Incluso si suponemos que las encuestas se apegan a la realidad, está claro que su triunfo está en riesgo en el Colegio Electoral, donde su ventaja también es frágil. Un escenario de sorpresa en el que ganara Trump, no puede descartarse.

El tipo de cambio ayer se puso nervioso y el dólar llegó otra vez hasta los $19.50 en bancos, por lo que espere que esta volatilidad siga de aquí al próximo martes, y quizá más allá, si Trump gana. Por si acaso, más vale que esté prevenido.

Camiones Robot: La Revolución de Otto– Uber ya esta aquí

La semana pasada ocurrió un hecho histórico que se dio a conocer ayer: la primera entrega comercial pagada de un camión autónomo en Estados Unidos . Se trata del vehículo robot de la empresa Otto, propiedad de Uber desde agosto, que transportó unas 50 mil latas de cerveza Budweiser, desde sus instalaciones en Loveland hasta Colorado Springs.

Uber se consolida así como uno de los líderes en el desarrollo de tecnología de autos sin chofer.

El recorrido de casi 200 kilómetros marca así el inicio oficial de operaciones de este tipo de camiones en todo el mundo.

Estamos pues en octubre de 2020. Esto lo digo en especial para los escépticos que piensan que quizá nunca lleguen a ver circulando coches y tráileres sin conductor. Están en un error.

La competencia es tan feroz que quizá la meta de comercialización masiva de estos, programada por algunas marcas para 2020 o 2021, se tenga que adelantar.

En este espacio hemos puesto marca personal al tema (ver: Así es como todos los choferes del mundo perderán su empleo ) porque implica una auténtica gran revolución global a la que muy pocos están prestando la atención debida. La industria automotriz y el transporte en general no serán los mismos después de ella. Seguro que ni siquiera podemos imaginar todas las implicaciones que tendrá.

De entrada, podemos afirmar con certeza que el empleo de chofer está en extinción. No se trata de si ocurrirá o no, sino de qué tan pronto.

Así que los taxistas, conductores de Uber, de autobuses y camiones, etc., más temprano que tarde tendrán que encontrar nuevas ocupaciones. Cabe agregar que esta destrucción adelantada de puestos de trabajo es consecuencia directa de las irresponsables políticas de expansión crediticia de los bancos centrales (ver: “ Bancos centrales, autos autónomos y desempleo, la obscura conexión” )

La buena noticia es que los costos se desplomarán de manera impresionante en beneficio de todos los consumidores, y la seguridad se incrementará en las vías de comunicación.

Sobra decir que estos vehículos robot son más seguros, no cometen errores, podrán trabajar 24 hrs. siete días a la semana y no tienen que descansar, dormir, ni tienen ningún tipo de distracción. Por si fuera poco, también pronto serán totalmente eléctricos.

Hay quien cree que en países en desarrollo como México, este gran cambio tardará en llegar si es que alguna vez lo hace. Esta idea también es equivocada. La indiscutible superioridad de estos vehículos robot de altísima tecnología con respecto a los actuales, no solo alcanza a la conducción, sino que incluirá las adaptaciones necesarias para todo tipo de caminos: con lluvia, nieve, baches, topes, etc.

La ausencia de red de datos tampoco será impedimento, dado que sus instrumentos no se limitan al uso de Internet, sino que cuentan con cámaras, sensores, radares, software de inteligencia artificial y conexión vía satélite que los hará cada vez más autónomos.

Así que las protestas que hoy se reproducen en todo el país a cargo de taxistas inconformes con Uber, Cabify y plataformas similares, así como aquellos que piden que se prohíba circular a camiones de doble remolque por inseguros, en vez de ver hacia atrás deberían estar atentos a lo que viene.

Las autoridades lejos de prohibir estos avances tecnológicos y restringir la competencia, deberían abrirse por completo a ellas y hacerlo ya.

Sólo de este modo podremos ser más competitivos en un clima económico global cada vez más adverso.

La revolución de los vehículos autónomos llegó para quedarse y ya está aquí. Quien no lo vea, es porque no quiere.

Clinton se enfila hacia la Casa Blanca, pero no hay nada que celebrar

El miércoles fue el tercer y último debate presidencial estadounidense entre Hillary Clinton y Donald Trump. Los dos se dieron con todo, pero lo cierto es que aunque Trump no se vio mal en temas como el de portación de armas, Medio Oriente, impuestos, etc., y pese a haber asestado golpes bajos a la demócrata, sus “fantasmas” lo persiguieron en otras secciones del encuentro. En particular, el tema de las mujeres que lo acusan de haberlas agredido sexualmente, le pegó durísimo.

Aunque diga lo contrario, quedó claro que sí es racista y misógino, características que por sí solas lo hacen ruin. Para la historia quedarán frases lamentables como el calificativo de “nasty woman” que usó para interrumpir a su contrincante.
Es innegable que sus escándalos y mala imagen parecen enfilarlo hacia una merecida derrota.

Sin embargo, debemos tener cuidado. Sí, todo indica que Clinton va sola en la recta final, pero después de la experiencia del referéndum por el Brexit en el Reino Unido y hasta el referendo por el acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC en Colombia, todos debemos aprender la lección de que los resultados sorpresivos son algo a lo que debemos acostumbrarnos. Así es la democracia, para bien y para mal.

En la política como en la vida misma, las circunstancias cambian todo el tiempo.
Aquí mismo hemos dicho que sin duda alguna, la aversión de Trump hacia todo lo que tenga que ver con México y los mexicanos, lo convierte por mucho en el peor candidato para los intereses de nuestro país.

Si llegase a ganar, es posible que aquí el impacto fuese inmediato y contundente en las expectativas económicas de los inversionistas, que se reflejarían al instante en el tipo de cambio. Quizá el dólar se dispararía a nuevos máximos en cuestión de días bajo ese escenario. Habría que verlo.

Ahora bien, lo anterior lleva a muchos a concluir que Clinton sería muy buena para México, pero esto es un error. Sí, es cierto que una victoria de ella no sería un golpe seco como un triunfo de Trump, pero si ella cumpliera con lo que ha dicho a líderes sindicales en la Unión Americana acerca de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el efecto terminaría siendo el mismo en el mediano plazo.

Lo anterior, sin contar que el populismo de Clinton –evidenciado por ejemplo en sus propuestas de disparar el salario mínimo y los impuestos “a los ricos”, entre otras- lejos de ayudar, terminará por hundir a la Unión Americana en un mar de recesión y deuda, con el consecuente impacto en México. Nada que celebrar.

Además –y esto es lo más importante-, la debilidad de nuestra economía y del peso es estructural, interna, y no sólo culpa de lo que pasa en el exterior, que es coyuntural.
Sobre esas circunstancias externas no tenemos ningún tipo de control, pero sobre las internas sí, como el desenfrenado gasto público deficitario, la continua expansión de la deuda, la ausencia de un Estado de derecho pleno –o sea, de la elemental aplicación de la ley-, el “agujero negro” que es Pemex, y un muy largo etc.
Para ser claros, gane quien gane allá, las cosas no están avanzando aquí, y las que lo están haciendo –como el tibio recorte presupuestal presentado-, no lo hacen a la velocidad que se requiere.
Hay también otras pésimas señales para los inversores, como la vergonzosa y socialista “Constitución” de la Ciudad de México, que de aprobarse así, da señales claras de en qué se convertiría el país en el lamentable y peligroso caso de que la izquierda llegara a Los Pinos en 2020.
Así que mientras lo que nos toca y es obligación corregir no cambie, el crecimiento de México continuará dejando mucho que desear, y no avanzar, es igual que retroceder.
En suma, está bien seguir lo que pasa en Estados Unidos, pero no nos distraigamos de nuestras tareas pendientes en lo local, pues en ellas no vamos nada bien.

Bitcoin y criptodivisas, bajo ataque de los bancos centrales

Ayer se publicó la opinión del Banco Central Europeo (BCE) respecto a los cambios propuestos por la Comisión y el Parlamento europeos en materia de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo. En concreto, se modificarán las reglas para la tenencia y uso de criptodivisas como el Bitcoin, la más conocida y con el mayor valor de capitalización de todas ellas.

Al igual que con la regulación para el uso de efectivo, las autoridades vuelven a recurrir al mismo argumento de la prevención de actividades ilícitas para alargar sus tentáculos y expandir sus áreas de control.

Y es que los monopolios –de los cuales el peor es el de la emisión de dinero- así son: enemigos acérrimos de la competencia.

En concreto, proponen que los Estados Miembro establezcan nuevos mecanismos de registro y vigilancia de los proveedores de servicios de intercambio de criptodivisas por monedas corrientes, y que se reporten operaciones “sospechosas” (o sea, todas). También quieren que el ojo regulador esté puesto sobre los ‘monederos’ (wallets) que almacenan criptodivisas. Un control total que matará el espíritu de independencia y confidencialidad bajo el que fueron creadas las divisas virtuales privadas.

El ECB por supuesto está de acuerdo, pero plantea que se amplíen todavía más las medidas propuestas.

Llama la atención sobre el hecho de que no necesariamente una criptodivisa se intercambia por dinero, sino que se usa también para hacer compras directas de bienes y servicios. Esto, dice, “podría proporcionar un medio para financiar actividades ilegales.” Como ve, no quieren dejar ningún cabo suelto.

En su documento fechado el 12 de octubre, el BCE expresa también su preocupación acerca de que “la dependencia de actores económicos sobre unidades de moneda virtual, si creciera sustancialmente en el futuro, podría afectar en principio el control de los bancos centrales sobre la oferta monetaria con riesgos potenciales a la estabilidad de precios, aunque bajo la práctica actual este riesgo es limitado.”

Derivado de los “riesgos” que ve, esa autoridad monetaria solicita que los cuerpos legislativos de la UE se cuiden de no promover un mayor uso de las monedas virtuales privadas.

Eso sí, como ya habíamos advertido en este mismo espacio hace unos meses, el BCE y otros bancos centrales reconocen las ventajas y avances tecnológicos de las criptomonedas –en especial la cadena de bloques-, y piensan sacarle todo el provecho que sea posible (ver: RSCoin: los bancos centrales ‘plagian’ a Bitcoin).

Agrega que estos medios alternativos “pueden tener el potencial de aumentar la eficiencia, cobertura y elección de los métodos de pago y transferencia”, por lo que podemos dar por hecho que los planes para que cada banco central tenga su propia criptodivisa seguirán avanzando.

Dicho de otro modo, las monedas virtuales que nacieron para salirse de la “matrix” monetaria –monopolizada por los bancos centrales-, están a punto de ser una parte más de ella. Es una lástima.

Los gobernantes de todo el mundo siguen obsesionados en limitar nuestra libertad y en tener conocimiento de cada movimiento que hacemos, de lo que compramos, leemos o vemos, etc.

El frente monetario forma parte central de una campaña mucho más amplia por limitar nuestras libertades en beneficio de los controles de los gobernantes sobre nuestras vidas. El desenlace de tal aventura sólo puede ser desastroso, como desastrosa es su intervención en la economía.

Es la gente la que debe escoger qué usar como dinero, una historia que siempre ha terminado de forma espontánea en la coronación del oro. Urge acabar con el monopolio de los bancos centrales, no expandirlo. Esta noticia sobre las criptodivisas muestra que vamos en el sentido equivocado. Urge corregirlo.

#LordTaxi vs Uber

El viernes pasado, Carlos Loret de Mola publicó en su columna Historias de Reportero, una crítica contra Candelario Salomón Cruz, director del Instituto Estatal del Transporte de Campeche, quien se opone con vehemencia a que en dicha entidad circulen autos que presten servicio privado por medio de la plataforma de Uber.

En la página de Facebook de ese funcionario puede verse incluso un video en el que, amenazante, advierte que las sanciones para quien lo haga llegan hasta los 51 mil pesos y el aseguramiento de la unidad. En los hechos, se trata casi de una confiscación del vehículo, dado lo elevado que puede llegar a ser la multa. Un robo como le gusta a los gobernantes: con la ley en la mano.

Este #LordTaxi como se le ha llamado, advierte que “el gobierno no puede estar secuestrado de (sic) ningún particular”. Afirma que no es que se esté cerrando a modernizar el transporte ni que se pretenda beneficiar o proteger a alguien en específico –como a los taxistas-, sino que su obligación es vigilar “que la ley se cumpla”.

Lo anterior suena muy bien excepto por una cosa: lo legal no necesariamente es sinónimo de justo.

De este modo, “la ley” o “el reglamento” se vuelven la excusa perfecta para pisotear los derechos individuales de las personas como la elemental libertad de elegir qué usar para transportarse y de aceptar o no el precio.

Así que lo que es una práctica común para la gente, como el acudir a comprar cualquier producto al mercado de su colonia, comparar precios y adquirir lo que se busca en el local que se decida, a algunos gobernantes les parece mal que se haga lo mismo en lo referente al transporte. Quieren que se compre un servicio sólo con quien ellos autoricen para tal fin, es decir, forzar un monopolio en lugar de permitir la abierta competencia.

Casi siempre estos gremios se encuentran muy bien organizados, y muchas veces, sus líderes están al servicio de determina asociación política o grupo de poder. No sorprende por eso que muy a menudo haya una auténtica colusión –voluntaria o forzada a través de la amenaza del retiro de concesiones-, entre el gobierno y los transportistas para ayudarse y protegerse entre ellos.

Por eso la gente no se debe dejar. Así de sencillo. Si una ley, reglamento, decreto, etc. sobre el transporte o de cualquier otra materia atenta contra la libertad de las personas, su propiedad privada y/o su voluntad para celebrar contratos con otro particular, debe exigirse que se corrija. Las arbitrariedades son inadmisibles.

El gobierno está para garantizar esos principios de justicia a todos por igual, no sólo a aquellos a quienes le conviene por los motivos que sean. La ley está para limitar el poder, no para que se abuse de él por medio de ella.

Así que podemos decir que #LordTaxi no es solo una persona, sino todo aquel que se oponga y se manifieste contra el derecho de la gente a decidir con quién contratar su transportación.

Dice mucho que en el balance, en otras regiones del país donde sí operan, la opinión mayoritaria sea bastante favorable para Uber y otras plataformas similares como Cabify, por encima de los taxis, microbuses y camiones tradicionales.

Gracias a dichas plataformas se están creando cada día más empleos que antes no existían, los emprendedores pagan sus impuestos, hay un verdadero estímulo para la mejora del transporte público, etc. Todos ganan, incluso el gobierno.

Se hayan dado cuenta o no todavía estos #LordTaxi, el mundo está en el umbral de una auténtica revolución en el mundo del transporte. Los autos y camiones autónomos –o sea, que no necesitan conductor– están a la vuelta de la esquina.

La estimación es que en un máximo de cinco años comenzará la comercialización masiva. Primero, el cambio llegará en los vehículos comerciales –incluidos los taxis- y poco a poco al servicio particular.

Esta revolución no se puede detener y es de alcance global. En vez de resistencias, las autoridades deben facilitar estos avances que llegan para ayudarnos a ser más competitivos y a vivir mejor. Oponerse a ellos, cruzarse de brazos y cerrar los ojos, es un lujo que no se pueden dar, ni nosotros tolerar.

¿Ya es la hora de invertir en plata?

Una de las preguntas más recurrentes que he recibido durante días recientes es si ya llegó el “gran momento” para invertir en plata física. Lo anterior debido a que la cotización de la onza troy en los mercados internacionales se ha desplomado casi 10 por ciento en dólares tan sólo este mes.

Sin embargo, antes de responder la pregunta, es conveniente recordar primero que nada por qué y para qué debe tenerse este metal precioso.

El actual sistema monetario de dinero fíat –inconvertible-, esto es, sin respaldo más allá de la deuda, es una carrera global hacia el fondo en la que los billetes y monedas que cargamos en los bolsillos se devalúan más o menos rápido según la divisa de que se trate a lo largo del tiempo. Este dinero tiende siempre hacia su verdadero valor: cero.

De este modo, el poder de compra de nuestros ingresos y ahorros, si se estancan en divisa, está condenado a irse diluyendo.

Justo por eso ningún inversionista serio al que le preocupe la conservación de su patrimonio, debe quedarse sin este amparo en dinero real, o sea, oro y plata. El valor de estos nunca llegará a ser cero, por lo que constituyen una especie de seguro financiero: no pueden ser desaparecidos de un plumazo ni borrados de ninguna hoja de balance. Son propiedad privada en sí mismos y no la deuda de alguien más que puede ser incumplida.

Hay diversas formas de tenerlo, como en joyas, medallas, monedas, barras y lingotes. La más conveniente para la gran mayoría es la moneda por su superior negociabilidad (es más fácil de vender y con un castigo menor sobre el valor metálico a la hora de revenderla).

En países como México ciertos tipos de moneda de metal fino gozan incluso de curso legal. La Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos establece en su Artículo 2º. Bis. que “También formarán parte del sistema las monedas metálicas acuñadas en platino, en oro y en plata, cuyo peso, cuño, ley y demás características señalen los decretos relativos.”

Según el mismo artículo, dichas piezas gozan de curso legal por el equivalente en pesos de su cotización diaria, y el Banco de México está obligado a recibirlas ilimitadamente.

En ese rubro entran las de la serie Libertad. Seguro que es más fácil para la mayoría adquirir una onza de plata de dicha serie –que esta semana se vende ya por menos de 400 pesos, y que en septiembre se vendió en más de $450 -, que una de oro de más de 25 mil pesos.

Cabe recordar que el máximo histórico para la onza Libertad de plata se alcanzó en abril de 2020, cuando se vendió en 610 pesos. El abaratamiento de octubre en pesos, ha sido posible gracias a que también el dólar ha bajado.

Como cualquier inversión, lo conveniente es comprar plata cuando está más barata y no cuando ha estado subiendo a nuevos máximos. La experiencia por desgracia, nos enseña que la mayoría hace justo lo contrario, compra caro y luego vende al ver caer las cotizaciones, lo que le genera pérdidas importantes. No caiga en ese error.

La tenencia de monedas de metal fino es indispensable como protección financiera de mediano y largo plazos, pero por supuesto, no debe ser su única inversión.

Si lo que busca es especular con ganancias prontas, la inversión física no es para usted. Para eso acérquese con un buen bróker que le ofrecerá diferentes mecanismos de exposición al precio de este metal.

La recomendación entonces, más que tratar de adivinar si se va a abaratar más o encarecer, es comprar de manera periódica, sin importar que suba o baje. Al final, tendrá un costo medio de adquisición conveniente.

Nadie tiene ni puede tener idea de cuándo se tocará el mínimo definitivo, con la agravante de que incluso si la plata se desploma en términos de dólar, la subida del tipo de cambio podría impedir que el precio mejore mucho en moneda nacional.

Aproveche entonces los niveles actuales, es cuestión de tiempo para que nunca más los volvamos a ver.

Your access to this site has been limited by the site owner

Your access to this service has been limited. (HTTP response code 503)

If you think you have been blocked in error, contact the owner of this site for assistance.

If you are a WordPress user with administrative privileges on this site, please enter your email address in the box below and click «Send». You will then receive an email that helps you regain access.

Block Technical Data

Block Reason: Access from your area has been temporarily limited for security reasons.
Time: Tue, 28 Apr 2020 17:54:17 GMT

About Wordfence

Wordfence is a security plugin installed on over 3 million WordPress sites. The owner of this site is using Wordfence to manage access to their site.

You can also read the documentation to learn about Wordfence’s blocking tools, or visit wordfence.com to learn more about Wordfence.

Click here to learn more: Documentation

Generated by Wordfence at Tue, 28 Apr 2020 17:54:17 GMT.
Your computer’s time: .

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Gran corredor!

Opciones binarias de la A a la Z
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: